LEED Innovators: Universidad del Futuro

Rebeca Ortiz

Después del Terremoto del 19 de septiembre del 2017, el Consejo del Tecnológico de Monterrey- Campus Ciudad de México tuvo la oportunidadde preguntarse ¿cómo sería la universidad del futuro? Su decisión se basó en la necesidad de atender el futuro inmediato y la integración del Modelo Educativo Tec 21. En palabras de Mariela González, Gerente Nacional de Diseño del Tecnológico de Monterrey: “Parte del análisis y decisiones de decir vamos a apostarle por un campus nuevo y un campus del futuro es que desde tiempo atrás se venia gestando el hecho de hacia donde dirigir la infraestructura de los campus y hacia donde también adaptarla.” El modelo educativo TEC 21, es el proyecto de aprendizaje más novedoso de esta década para el Tecnológico de Monterrey. Es un modelo basado en retos, innovación y la generación de conocimiento, que rompe muchos de los paradigmas de la educación lineal y que permite al alumno involucrarse en proyectos de la vida real con el apoyo de las empresas y proyectos que se desarrollan en el mundo real. Este modelo educativo impulsó a que el campus físico fuera un espacio en el que estos conceptos tuvieran posibilidad de materializarse.

El equipo de infraestructura del Tecnológico de Monterrey definió una estrategia basándose en la implementación de tres ejes rectores: 1) Flexibilidad y Crecimiento Estratégico, 2) Resiliencia y Sustentabilidad 3) Campus Interurbano e Integración a la Comunidad.

 

 

FLEXIBILIDAD Y CRECIMIENTO ESTRATÉGICO

Los edificios del nuevo campus Ciudad de México fueron creados con el futuro en mente, brindando la posibilidad de modificar sus aulas y bloques educativos de acuerdo con las necesidades cambiantes del mañana.  La configuración de los espacios consideró también que los nuevos edificios fueran de larga duración y que los nuevos espacios privilegiaran la colaboración y el trabajo en equipo, además de adaptarse a las exigencias de las nuevas tendencias educativas. El crecimiento estratégico del campus también fue una condición sine qua non hacia la expansión del campus teniendo en mente los nuevos predios a incorporase en el proyecto.

RESILIENCIA Y SUSTENTABILIDAD

El terreno donde se ubica el campus Ciudad de México presentaba muchas complejidades, por lo que se buscó entonces cambiar el discurso hacia la configuración de un espacio seguro donde en caso de crisis, el nuevo campus pudiera ser el lugar seguro de la zona y funcionar como refugio durante algún posible evento catastrófico. Para fortalecer esta narrativa el equipo del proyecto trabajó con la Oficina de Resiliencia de la Ciudad de México para implementar los criterios de la Iniciativa 100 Ciudades Resilientes.

En relación con la sustentabilidad, el Tecnológico de Monterrey, pionero en la implementación de estrategias sustentables en sus edificaciones, decidió perseguir la Certificación LEED para cumplir con las normas más estrictas y más altos niveles de sustentabilidad. En opinión de José Ramón Tagle, Director de Arquitectura y Diseño de Beck México: “LEED está en el camino correcto en dar fuerza e importancia al trabajo colaborativo y equipos multidisciplinarios ya que, a mayor diversidad, es mayor la discusión y la inteligencia que se mezcla de los equipos. Beck puso todo su talento y recursos de tres oficinas en México y Estados Unidos junto con el Tec, quienes colaboraron en involucrar a todas las instancias con voz en la toma de decisiones, con múltiples iteraciones para cumplir con las mejores soluciones que atendieran las demandas en el espectro más amplio.” Por otra parte, al utilizar el programa de certificación LEED se implementaron estrategias que reduzcan los desperdicios de agua y energía, ahorren en costos de mantenimiento, y se mejore la calidad del aire interior, ofreciendo espacios más seguros y saludables a los ocupantes.

CAMPUS INTERURBANO E INTEGRACIÓN CON LA COMUNIDAD.

Otro planteamiento estratégico del Tecnológico de Monterrey para los campus insertos en ciudades de alta densidad ha sido reconocer la característica interurbana del campus e integrarlo con la comunidad, diseñando un perímetro que permita la apertura del campus para establecer un diálogo con la ciudad. Se activaron algunas de las estrategias llevadas a cabo con Distrito Tec en la ciudad de Monterrey, que ha impulsado la generación de espacio público, que transforme y active la calle, y que el campus abra sus instalaciones a la comunidad de una manera incluyente para quien desee entrar.

En relación con las inundaciones que se presentaban en el área donde se ubica el campus, se establecieron estrategias para gestionar la impermeabilidad de los edificios circundantes y las planchas de concreto, que no ayudaban en el manejo de agua de lluvia; atendiendo también el área exterior para controlar el desfogue del flujo de agua, con estrategias como un sistema de biozanjas para aprovechar el agua en usos no potables y detener las inundaciones.

Se trabajó también en crear un borde suave con vegetación nativa, endémica y adaptada, propia del Sur del Valle de México, tratando de cambiar la configuración de bardas para crear una sensación de seguridad con continuidad visual al interior del campus y que a su vez contribuya a la reducción del uso de agua en el exterior.

Así, se robusteció el sistema pluvial al reducir la escorrentía del agua de lluvia, aportando a la ciudad en épocas de no pico para cumplir con uno de los objetivos del proyecto: manejo y estrategia de gestión de agua de lluvias para convertirse en Neto Cero. Para efectos prácticos, el edificio aporta Cero a la ciudad. Este desarrollo de estrategias hídricas se realizó con la colaboración del Sistema de Aguas de la CDMX.  

Para el Tec siempre ha sido muy importante cuidar y respetar el entorno, es por ello que, como ya se comentó, se planteó un proyecto de arquitectura de paisaje que integrara la vegetación, donde los árboles que han sido siempre parte del campus se conservaron durante el proceso de construcción. En opinión de Celeste Ceballos, alumna del Campus:

"Lo que más he disfrutado son las áreas verdes. He tenido clases en las aulas, pero definitivamente salir de clases es, o quedarse en las áreas de colaboración o los learning spots que están en los pasillos de los edificios, o salir a las áreas verdes porque tenemos árboles muy maduros, que proveen una sombra excelente que permiten disfrutar la sensación térmica, y a parte es muy bonito verlo... La vegetación nativa le da una personalidad muy especial al campus, no es tan común ver ese tipo de vegetación en espacios de la ciudad, lo que le da carácter y personalidad al campus.”

El Tecnológico de Monterrey a través de este proyecto busca “ser el punto de encuentro y vinculación que enriquezca, nutra y active el desarrollo de ideas extraordinarias.” Y estamos ciertos que esta Universidad del Futuro no solo logrará avanzar en el conocimiento y en el fortalecimiento de generaciones de profesionales mexicanos, sino también cambiará la cara del entorno construido en el sur de la Ciudad de México a mejorar los beneficios ambientales y para la salud humana, y elevar la calidad de vida de los mexicanos.

Si están interesados en conocer más detalles sobre este proyecto de vanguardia, le invitamos a ver el video de LEED Innovators: Universidad del Futuro en el canal de You Tube de SUMe, Sustentabilidad para México.

 

Accessibility Tools